Bloqueos en las Improvisaciones

Actualizado: abr 21

¿Te gusta improvisar? Pues di "".


Y el "", lo pongo entre comillas porque, a pesar de que es recomendable aceptar la propuesta, el que propone tiene la responsabilidad de que sea coherente con la escena.


Todo artista tiene bloqueos creativos, es normal. La mente, al igual que el cuerpo, tiene sus días. Como deportista me pasa a menudo que no tengo el cuerpo más que para hacer cuatro estiramientos (o estirarme en el sofá y ver una serie) y otros días en los que me puedo pegar una maratón sin problema. Hay que diferenciar no tener un buen día con no ser creativo. Vamos, estar inspirado o no.


La creatividad tiene mucho que ver con lo que haces para cuidarla. Sí, hay que cuidar nuestra creatividad y se puede hacer de muchas formas. Leyendo, viendo series o películas, dando un paseo, haciendo deporte, dibujando, conversando con amigos/as y todo lo que nos haga salir de una rutina diaria, para hacer una rutina variada.


Más allá de ser creativo y tener (o no) inspiración, existe el bloqueo de ideas, y es algo que hemos de trabajar. Hay una serie de aspectos que todo creador de historias debe tener presente siempre. Esta pequeña norma ayuda a que nuestras propuestas y la de nuestras compañeras, sirvan para construir y avanzar sin temor al ¿Qué sucederá?


Importante: Distinguir muy bien cuando eres el que niega o cuando lo hace el personaje por circunstancias de la historia.

Muchos bloqueos son completamente involuntarios, todos queremos que las historias salgan perfectas, sin embargo, el miedo, la duda o la falta de escucha nos pueden jugar una mala pasada.

Al crear, ya sea escribiendo un guion o buscando nuevas ideas y específicamente, improvisando escenas: ten presente estos consejos para evitar los bloqueos.



No negar la idea o propuesta:


Si niegas, si dices que "no", "Pero" o "cancelas" no permitirás que suceda nada. Tenemos que permitir que sucedan cosas. También aplicable a tus propias ideas, es decir, boicotear tu idea.


Ejemplos:

Cuando dudas de tus decisiones y tú mismo las bloqueas:

  • Vamos a robar un banco (no,) mejor quiero hacer paracaidismo (no) mejor ¿Nos quedamos en casa? (no) mejor te doy un abrazo (no) mejor... Y así puedes estar todo el tiempo que quieras.

  • Ir a una primera cita con Cris (Pero) es que estoy cansado, mejor me quedo en casa viendo una serie. Vas al trabajo (pero) la oficina está cerrada, vaya era domingo.

  • Te ha tocado la lotería (pero) te das cuenta de que el billete está caducado.

  • Vas a pillar un avión y se (cancelan) los vuelos.

  • Entras a robar en una casa y no hay caja fuerte, se la llevaron ayer (cancelar).

  • Te disparan y las balas no te afectan (cancelas) la propuesta.

Lo de cancelar, puede parecer la tortura al protagonista, en el caso que se le cancelan los vuelos podríamos contar la historia de que todo le sale mal. Pero solo sirve para esa historia. Nuestras impros deben tener propósitos. Así que el juego de cancelar queda cancelado.



¿Ves? esto te lo puedes hacer a ti mismo o a tus compañeros.


  • Compañera: Pedro, sube al coche que nos vamos

  • - No

  • Compañera: ¿Te quieres quedar?

  • : No

  • Compañera: Pues vente

  • : No


Fotos de Ricard Bonnin


Pongo la mano en el fuego que el público no quiere ver esto. Imagina a Frodo, de El señor de los Anillos, diciendo a Gandalf que no, que no se hace cargo del anillo. Exacto te quedas sin una obra maestra. Que Frodo acepte llevar el anillo, hace que sucedan cosas. No se trata de aceptarlo a la ligera, lo que llamamos ponerlo fácil. Pero sí ser conscientes de que eso es importante y que a pesar de ofrecer una resistencia (Que no es bloquear) al final aceptamos nuestro destino. Ver el viaje del héroe.


Hay muchas más formas de bloquear ideas. Me refiero al "No, pero o cancelar". Se pueden bloquear de mil maneras y retrasar innecesariamente la acción o destrozar lo establecido, lo cual prolongaría las escenas mucho más allá de lo deseado provocando un inmenso aburrimiento. Algunos ejemplos rápidos, con la premisa de El Señor de los Anillos:


La premisa es siempre: "Gandalf le dice a Frodo que porte el anillo y Frodo responde..."


  • Cancelar: No soy Frodo, soy su sirviente. Él no vendrá hasta dentro de mucho tiempo.

  • No. Se niega a aceptarlo y le dice a Gandalf que lo lleve él.

  • Ser original: Si frotas el anillo aparece un genio que concede tres deseos.

  • Chiste: (al ver el anillo) oh, Gandalf, pensé que nunca me lo pedirías, ¡sí! quiero casarme contigo.

  • Arruinar: ¿Qué anillo? si eso es una pipa de fumar.

  • Dudar: Uff, no sé, parece sería la cosa. Si lo cojo puede que muera, pero si no lo hago me quedo en este agujero para siempre aguantando a los Sacovilla-Bolsón, pero eso de ir por ahí, durmiendo en cualquier lado...

  • Esquivar: Mira mis cultivos, están dispuestos para ser recolectados. Los tomates son enormes.

  • Actividades juntos: Podríamos ir por Hobbiton preguntando quienes lo quieren llevar y Gandalf dice que sí. Luego podemos recolectar frutas del huerto, luego nos sentamos a fumar hierba Hobbit. Ah sí, y luego...

  • Cotillear: Gandalf cada vez que pides algo la lías. Recuerda lo que pasó con el Dragón Smaug. Todos hablan de que alteras la paz...

  • Unirse: Frodo - que anillo más chulo. Gandalf - Sí que lo es y tiene una inscripción. Frodo - Y con esta cadena dorada va que ni pintado. Gandalf - Lo puedes llevar colgando, puesto o en el bolsillo. Que bien queda...

  • No dar respuesta: O bien, déjalo por ahí ya le echo un vistazo luego.

  • Retrasar o repetir: Frodo coge su mochila y en ella pone, una manta, un tenedor, un cuchillo, ropa para cambiarse, unos zapatos, luego coge una segunda mochila...

Frodo nos enseña que, a pesar de estar cómodo en la comarca, decide salir de su zona de confort diciendo, Sí y además... voy a ver Elfos, viviré aventuras y quizás hasta vuele sobre águilas gigantes.

Con los bloqueos volvemos a la casilla de salida. Esto nos obliga a hacer un doble esfuerzo, para reconducir la escena desde una nueva idea. Sin olvidar en que deberemos justificar todo lo que ya se ha visto para que todo tenga sentido.


El momento antes de empezar una impro:


La duda o, pensar demasiado, afecta de distinta manera a las impros. Antes de salir a escena. Tienes varias ideas de cómo empezar, pero empiezas a no decantarte por ninguna, pensar que no es lo suficientemente potente como para salir a escena. No te olvides que cualquier cosa que hagas, provocará una reacción en tus compañeros.

  • Duda interna: ¿Y si salgo de cocinero?... o no, mejor de socorrista, espera puedo salir como caballero de la mesa redonda, o como un ratón detective... (en este momento sale otra improvisadora e inicia una escena. Se acabó el pensar tanto ahora a escuchar, adaptarse y proponer)

¿Y si esto mismo le sucede a todo el elenco y nadie da un paso al frente? ¿te imaginas que Gandalf estuviese toda la película pensando si le dice a Frodo que porte el anillo? el público quedaría expectante a ver quien da el primer paso. Por lo tanto, atrévete a salir con la primera o segunda idea que tengas. Siempre será la mejor idea, y con el resto del equipo la trabajaremos para que se convierta en épica.


En la siguiente imagen puedes ver algunos tipos de bloqueos que existen y que matan las impros.


Lista de bloqueos en impro o improvisación teatral
Bloqueos en Impro









34 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo